Entre música y apuestas: Paganini y Casanova

La historia turbulenta de dos violinistas históricos

Algunos de los violinistas más grandes de la historia de la música son Vivaldi, Paganini y Bazzini, entre otros artistas que dedicaron su vida a la reinvención y transformación del violín, así como la creación de obras que hasta el día de hoy son consideradas clásicos fundamentales de la música occidental. Pero para algunos de los grandes maestros del violín, sus vidas no estuvieron llenas sólo de música, pues hubo constantes problemas a causa de amoríos y apuestas. Entre ellos se encuentran Niccolo Paganini y Giacomo Casanova.

Niccolo Paganini (1782 – 1840)

Paganini fue conocido como un virtuoso, siendo uno de los más resaltantes maestros y compositores del siglo XIX.  El violín no fue el único interés para este músico excepcional, era bien conocido por su amor a los casino games y las apuestas, llegando incluso a invertir en un casino y empeñar su propio violín para poder pagar las deudas del juego. A pesar de sus malas mañas, Niccolo gozó de gran fama en gran parte de Europa, en países como Italia, Austria y Francia.

Giacomo Casanova (1725 – 1798)

El famoso escritor y violinista Casanova probablemente sea uno de los apostadores más conocidos del siglo dieciocho. Su nombre comúnmente se relaciona con apuestas y amoríos. En sus memorias explicaba que fue enseñado por maestros de las apuestas, pero que nunca llegó a convertirse en un profesional por su mal temperamento y su problemática actitud al momento de jugar. Sus constantes aventuras con mujeres y su entusiasmo por los juegos de la época lo hicieron acreedor de tal asociación. Entre sus intereses destacaba la lotería, los juegos de baraja como el quinze, el basset, el faro y el biribi. Casanova fue un apostador voraz a lo largo de toda su vida adulta y solía engañar a sus oponentes, uniéndose a otros apostadores profesionales para hacerse con grandes sumas de dinero.