El violín y sus partes

Los violines se fabrican aproximadamente con la misma estructura y partes constitutivas desde hace más de doscientos años. Al ser descendiente de los instrumentos de cuerda árabes como el laúd y el rebab, el violín (al igual que su familia cercana) comparte su estructura básica con muchos otros instrumentos de cuerda, como las guitarra, el bajo eléctrico, la tambura, y un largo etcétera.

Así como el violín comparte muchas partes básicas con otros instrumentos de cuerda, su forma general es única y muy característica.

Estas son las partes fundamentales del violín tradicional:

  • Cuerpo: consta de dos tapas unidas entre sí por el aro o cubierta lateral. Es la caja de resonancia del instrumento y le otorga riqueza al sonido de las cuerdas gracias a la producción de armónicos.
  • Diapasón: también llamado mástil, es donde se pulsan las cuerdas para la creación de notas. A diferencia de una guitarra o instrumentos similares, el violín jamás posee trastes divisorios.
  • Clavijero: donde se ajustan y afinan las cuerdas. Según el diseño tradicional está rematado por una hermosa voluta de madera, herencia de su origen renacentista y barroco.
  • Cuerdas: el violín tradicional tiene cuatro cuerdas afinadas en quintas. Antiguamente se fabricaban con tripa animal, pero hoy en día se las encuentra de metal o incluso de diferentes materiales sintéticos.
  • Arco: es una vara de madera dura que sujeta una serie de hebras tensadas que se frotan contra las cuerdas. Tradicionalmente se fabrican con crines de caballo, pero hoy en día es muy común encontrarlas de materiales sintéticos.

En el cuerpo del violín se pueden encontrar las siguientes partes:

  • Cordal: donde están sujetadas las cuerdas. Posee cuatro afinadores, uno por cada cuerda.
  • Puente: también llamado ponticello, éste mantiene elevadas las cuerdas, las cuales descienden desde allí hacia el mástil.
  • Alma: una barra cilíndrica de madera que ofrece soporte estructural, a la vez que mejora la resonancia del instrumento.
  • Oídos: también llamados ‘eses’ o ‘efes’, son dos orificios que dejan salir el sonido desde dentro del cuerpo del instrumento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *