Violines curiosos o extraños

El violín tal como se lo conoce hoy en dia casi no ha cambiado desde su creación en el siglo XVI. Sin embargo, muchos tipos de violines se han sumado a la larga lista de versiones de este instrumento intentando mejorarlo, o simplemente hacerlo más extraño.

He aquí algunos de los violines más raros o interesantes que se han creado en la historia de este fascinante instrumento musical.

Violinofón

También conocido como Violín Stroh, por el nombre del inventor que lo patentó en el año 1899, este instrumento consiste en un violín amplificado a través de un resonador de metal con un cuerno adosado. Su funcionamiento está inspirado en el de los primeros gramófonos. En sus primeros años era un instrumento notablemente costoso, aunque con el paso de las décadas se transformó en una curiosidad. Variantes del violinofón fueron adoptadas por diferentes tradiciones de música popular en el mundo, especialmente en la región de los Balcanes, donde sigue siendo muy utilizado hoy en día.

Violín-banjo

Un extraño experimento, posiblemente de origen francés, que consistió en utilizar la idea del banjo pero aplicada al violín. Utiliza dos cuerpos de redoblante de diferentes tamaños a modo de caja de resonancia. Fabricado a principios del siglo XX, se conocen pocos ejemplares.

Violín-zueco

Una verdadera rareza son los violines-zueco, cuyo cuerpo consiste en un zueco tradicional de madera con el mástil de un violín adosado. Se sabe que eran vendidos como artesanía para turistas en la región de los Países Bajos durante el siglo XIX.

Hardingfele

De los muchos tipos de violines adaptados a la creación de música tradicional, uno de los más raros es este violín noruego. Al igual que otras versiones de la región, este violín posee una serie de cuerdas simpáticas internas que vibran por la resonancia de las harmonías producidas por las cuerdas frotadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *